Violencia en Rionegro sigue dejando huella

Doña Rosalba Martínez, como muchas mujeres de esta región tuvo que padecer los vejámenes de la violencia que azotó durante muchos años nuestro territorio, tras la muerte de su hijo a manos de grupos armados. En medio de la lucha contra sus enfermedades lleva más de 10 años, solicitando una ayuda de parte de la Unidad de Victimas.

Con diabetes, una prótesis en su cadera, y 83 años de vida, Rosalba pide a las autoridades competentes que le ayuden a mejorar la calidad del resto de sus días.

A pesar de los esfuerzos que se han realizado desde la Personería Municipal por brindarle ayuda a Doña Rosalba, con su situación, la mayoría de acciones han sido en vano, pues las tutelas han sido desacatadas.

En la resolución 1958 del 2018 dice que las personas mayores de 74 años de edad deben ser prioridad en todo lo que está relacionado con la Unidad de Víctimas, una norma que hasta el momento no se ha puesto en marcha en el caso de la señora Rosalba; quien solicita ayuda para dignificar su condición de vida.

También te puede interesar

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario